Es muy importante que conozcas los pasos que debes ir dando para convertirte lo más pronto posible en profesor de español online.

Al empezar, es muy importante que analices tu idea para saber si va a encajar en el mercado. Describir a tu cliente ideal te ayudará en la fase de búsqueda de estudiantes, porque cuanto más conozcas a tu estudiante, mejor sabrás dónde puedes encontrarlo.

Una vez que lo hayas definido y tengas claro que tu proyecto va a funcionar podemos pasar a la acción. El primer paso será conocer a fondo las herramientas que vas a necesitar para la enseñanza en línea. Este paso te permitirá ahorrar mucho tiempo y crear clases interactivas y personalizadas.

Una vez que tengas el material para poder empezar con las clases, llega el momento de crear tu página web para ser visible y que los demás puedan encontrarte. A partir de este momento comienza el proceso de captación de alumnos y de expansión de tu negocio.

Voy a describir más ampliamente estos pasos para que los tengas claros y puedas emprender tu camino lo antes posible.

1.- Analizar:

Analizar la idea es siempre el primer paso que debes dar. Es muy importante conocer la situación real del mercado en el que quieres actuar o posicionarte.

Debes conocer los diferentes sectores de la enseñanza de español, así como sus ventajas o limitaciones.

Te recomiendo que comiences con clases privadas en línea. Además, debes definir el tipo de clases que quieres ofrecer: clases de conversación, de gramática, de pronunciación, de preparación para exámenes…

Dependiendo de tu especialidad te convendrá dirigirte a uno u otro grupo de clientes. Además, tus tarifas deberán adaptarse a la demanda de ese tipo de estudiantes.

Por ejemplo: el grupo de estudiantes que se prepara para los exámenes del DELE normalmente paga un precio más alto por las clases, pues exige unas clases de mucha calidad.

Sin embargo, hay otro sector que busca sólo conversación y que espera pagar una tarifa más reducida, porque además existen muchos intercambios de idiomas que pueden satisfacer su necesidad sin coste alguno.

Un estudio de mercado exhaustivo te ayudará a definir tu estilo y tus tarifas.

En esta fase es muy importante que conozcas bien a la competencia para intentar mejorar lo que ya existe o para hacerlo de forma diferente aportando tu sello personal.

2.- Describir a tu estudiante ideal y definir tu metodología:

Es muy importante saber a quién te quieres dirigir para así definir tu página web, material y estilo de las clases. Tu metodología debe ser única, porque es lo que te va a hacer destacar entre los demás, y va a ser el motivo principal por el que los estudiantes te elijan.

Te recomiendo que dediques tiempo a describir a tu estudiante ideal. Esto te ayudará mucho a saber a quién estás buscando.

En el proceso de captación de clientes debes saber dónde puedes encontrarlos y cómo puedes convencerlos. Por tanto, cuanto mejor conozcas a esta persona más fácil te resultará acercarte a ella.

Para definir a tu cliente ideal puede serte útil esta pregunta: ¿Cómo te gustaría que fueran tus estudiantes? ¿Qué edad tendrían? ¿De qué nacionalidad serían? ¿Cuál sería su sexo, su profesión, sus aficiones, su poder adquisitivo, etc.?

Para definir tu metodología piensa en qué sector o especialidad encajarías mejor. Dependiendo de tus gustos o de tu experiencia puedes definir el estilo de tus futuras clases.

Plantéate cómo eres y cómo te gustaría dar las clases. ¿Te gusta hacer vídeos? ¿Te gusta crear material? ¿Te gusta enseñar gramática? Es muy importante que te hagas estas preguntas a ti mismo para saber cuál va a ser tu sello personal. Piensa: ¿Por qué los alumnos deberían elegirme a mí?

3.- Conocer las herramientas online:

Para comenzar a enseñar online debes adaptar las clases presenciales al mundo de internet. Para ello tienes a tu disposición muchas herramientas que te ayudarán a ahorrar tiempo y a preparar clases adaptadas a la enseñanza en línea.

Es imprescindible conocer las herramientas que vas a utilizar día a día en tus clases, tanto para conectar con los estudiantes y hacer clases interactivas como para organizar las lecciones.

Voy a nombrar algunas herramientas que pueden ser útiles para tus clases:

  • Google documentos: utilízala para crear documentos en los que el alumno y tú podáis escribir y ver los cambios a tiempo real.
  • Skype, Google Hangouts y Zoom: plataformas para hacer vídeo-conferencias.
  • PayPal y Stripe: sistemas de pago seguros e internacionales con los que recibes lo pagos en el momento.
  • Moodle: te permite conectar con los estudiantes y compartir el material con ellos.

Pronto escribiré otro artículo detallando muchas más herramientas útiles.

4.- Crear tu página web:

El siguiente paso es crear una página web para que te conozcan como profesor online. Tu web debe definir tu estilo de enseñanza y el valor único que aportas, porque esto será lo que convencerá al estudiante de que eres el profesor adecuado para él.

La página web es imprescindible para que te conozcan y descubran cuál es el estilo de tus clases. Así pues, tu web debe reflejar tu personalidad y tu metodología.

La página debe estar enfocada a la venta de servicios. El visitante no tendría que emplear más de 3 minutos en tener claro qué es lo que ofreces.

Algunos de los puntos que considero que debes incluir en tu web son:

1.- Testimonios

2.- Descripción de tu experiencia y trayectoria profesional

3.- Descripción de tu metodología

4.- Caja de suscripción

5.- Descripción del sistema de reservas y pagos

6.- Política de cancelación.

7.- Clase de prueba

Explica muy bien qué incluyes en tus clases, el material, la duración y todo lo que van a aprender en ellas.

Te recomiendo que, como plataforma, utilices WordPress de pago. Cualquiera de sus plantillas premium dará a tu web un aspecto muy profesional. En concreto, te recomiendo las plantillas Enfold y el sistema de creación de páginas DIVI. Yo he trabajado con ellas y he obtenido muy buenos resultados.  

5.- Captar alumnos y ser visible:

Para conseguir estudiantes es importante que las personas te conozcan y te recomienden.

En este punto me gustaría destacar algo: tienes que conocer bien tus posibilidades personales. Te voy a demostrar que puedes vivir dando clases privadas teniendo más o menos 25 alumnos. Sí: con 25 es suficiente.

Imagínate que tienes 25 estudiantes y das a cada uno una lección por semana. En total trabajas 25 horas semanales. ¡No necesitas más! Calcula el salario que puedes recibir con ese volumen de alumnos.

Recuerda que, trabajando online, tus tarifas pueden ser más altas que en las clases presenciales y no te cierras a las personas que viven en tu ciudad. Tú decides a qué grupo de personas te vas a dirigir o en qué especialidad te vas a centrar, y esas decisiones definirán tus tarifas.

¿Crees que no existen 25 personas en el mundo que quieran aprender español contigo? ¡Pues claro que las hay!

Analiza tu situación, porque tus clientes pueden estar muy cerca de ti. Si vives en el extranjero, háblale a todo el mundo de tu trabajo y envíales tu página web para que te conozcan.

También es importante que conozcas algunas herramientas básicas para posicionarte en Google, de manera que tus estudiantes puedan llegar a ti a través del buscador.

No te preocupes, que yo voy a ayudarte en todo este proceso. ¡Es más sencillo de lo que piensas!


Espero que este artículo te sea útil y que puedas aprovecharlo para lanzarte al mundo online.

¡Mucha suerte!