Seleccionar página

¿No estás seguro de si esto de enseñar español online te va a gustar? ¿Crees que puede ser para ti, pero te falta el último empujoncito? Hoy te hablaré de cómo descubrir si dar clases online es tu pasión.

 

En este vídeo te lo cuento todo:

 

 

Espero que el vídeo te haya hecho reflexionar.

 

Quizás llevas años trabajando en una academia de profesor y necesitas un cambio, quieres darle un nuevo empujón a tu vida. O tienes hijos y quieres trabajar desde casa. O eres viajero y te gustaría vivir viajando. O simplemente, quieres dar un cambio a tu vida, sientes que te mereces algo mejor y crees que enseñar español online puede ser la manera de conseguirlo.

 

Sin embargo, al mismo tiempo, no sabes si te va a gustar dar clases online y eso te frena. No estás seguro de si será para ti. Todos estos pensamientos te impiden seguir adelante e intentarlo. Tienes muchas dudas y no sabes si merecerá la pena.

 

Tengo que confesarte que yo estaba exactamente en la misma situación que tú hace unos años. Es una especie de crisis emocional y profesional: sabes que te gustaría dar un cambio a tu vida, que mereces tener una vida mejor y trabajar en algo que te guste, pero no sabes qué hacer. Sabes que quieres algo mejor en tu vida, pero no sabes por dónde empezar. No sabes qué quieres exactamente, pero te parece que puede la enseñanza online puede ser para ti.

 

¿Por qué no lo intentas? Quizás es lo tuyo.

 

Cuando yo empecé a dar clases online, no sabía si me iba a gustar. No sabía si las clases online iban a ser mi pasión. Pero algo me decía que lo probara. Lo hice y poco a poco me di cuenta de que me encantaba enseñar.

 

Descubrí que era mi pasión cuando me di cuenta de que me levantaba feliz cada día pensando en todo lo que iba a hacer.

 

Hoy te quiero ayudar a descubrir tu pasión para que tu vida sea igual de feliz.

 

Cómo descubrir tu pasión

 

En general, las personas tenemos un problema principal: lo queremos todo seguro. Un trabajo seguro, que nos guste seguro, saber que vamos a disfrutar seguro. Es imposible. Ninguna de estas cosas es segura al principio, debemos ir descubriéndolas poco a poco.

 

Hace poco estaba hablando de esto precisamente con mi amigo Ángel Alegre del blog Vivir al Máximo. Él me lo explicó con una metáfora preciosa que quiero compartir con vosotros:

 

“Descubrir tu pasión es como conocer a un chico o a una chica.”

 

Un día decides quedar con él. El primer día vas a la cita con muchas dudas. No estás seguro de si te va a gustar. No tienes ni idea, pero hay algo que te dice que quedes con él. Por fin lo haces y descubres que hay algo que te gusta de él y decides quedar para otro día.

 

Esta relación va creciendo poco a poco. Cada vez te sientes mejor con esa persona y estás más seguro de lo que quieres. El primer día no sabías cómo iba a ir, pero decidiste apostar, probar, darle una oportunidad.

 

Lo mismo ocurre con un nuevo trabajo: solo probándolo, conociéndolo, descubrirás si es lo que tú quieres.

 

Cuando lo pruebas, poco a poco te vas emocionando al sentir: “Sí, es lo mío. Quiero continuar.”, pero esto no ocurre repentinamente. Yo también fui conociéndolo poco a poco hasta descubrir que me gustaba.

 

En este aspecto, los profesores online tenemos una gran ventaja, ya que somos nuestros propios jefes. Al ser tu propio jefe, vas a decidir con quién pasarás tu tiempo. Vas a elegir a gente con quien tengas empatía y gustos en común. Vas a compartir y a disfrutar desde el principio.

 

¿Qué puedes hacer tú para que desde el principio te guste este trabajo?

 

Enseña de modo que tus clases te aporten algo: que aprendas con tus estudiantes, que descubras cosas nuevas, que hables de temas que te interesan. Poco a poco irás viéndole un montón de cosas positivas a esta labor.

 

Date cuenta de que hay tantos tipos de clases online como profesores. Adáptalas a tus gustos para que te sientas cómodo y disfrutes de tu trabajo. Así descubrirás tu pasión.

 

Cada día te levantarás muy feliz al pensar en tus alumnos, en tus clases y en todo lo que vas a hacer ese día.

 

Para finalizar te quiero hacer una reflexión: 

 

¿Qué vas a perder si lo pruebas? Si hay algo que te dice que lo hagas, no te lo pienses. ¡Tienes mucho que ganar y muy poco que perder!

 

Anímate, lánzate. Si no lo haces, nunca descubrirás tu pasión.

 

En cuanto te lances, te darás cuenta de que es mucho mejor de lo que imaginabas. Yo pienso que lo importante siempre es probar y empezar con pequeños pasos.

 

Cuéntame tus experiencias y si estás de acuerdo conmigo. Te espero en los comentarios.

 

 

 

Compartimos información única con nuestros suscriptores.

¿Te unes a nosotros?